Calculá tu Fecha probable de Parto
Consultoría de Lactancia Materna
Descargá tu Lista de Bolso, para mamá y bebé
Solicitá tu Doula
Aceptamos Obras Sociales
Aceptamos Tarjetas de Crédito y Débito

El valor del acompañamiento en el parto

Un nuevo estudio confirma que reduce el uso de anestesia y cesáreas, y mejora el vínculo con el bebe

Atravesar el proceso de parto acompañada por una persona ajena al equipo médico aporta múltiples beneficios para la salud de la madre y la de su bebe. Una revisión de la literatura médica difundida esta semana por el Centro Latinoamericano de Perinatología y Desarrollo Humano (CLAP), confirma que el acompañamiento reduce el uso de anestesia y de fórceps, así como las probabilidades de requerir una cesárea.

"Está ampliamente demostrado que el acompañamiento disminuye la necesidad de realizar ciertas intervenciones durante el parto, y reduce además el estrés materno y fetal", comentó a LA NACION la médica pediatra María Luisa Ageitos, consultora de Unicef Argentina y ex presidenta de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

De ahí la importancia, agregó, de que se apruebe el proyecto de ley de parto humanizado, que fue presentado al congreso un par de semanas atrás. Entre otros aspectos, el proyecto promueve "la participación del varón en todo el proceso de trabajo de parto y el nacimiento, al igual que el acompañamiento de personal femenino entrenado para tal fin (ver "La experiencia de las doulas")".

La necesidad de proveer un marco legal que garantice el derecho de la mujer a estar acompañada durante el parto -si es así que lo desea- surge del hecho de que no todas las maternidades del país lo permiten. "Esto sucede un poco por la gran demanda que sufren los profesionales y otro poco porque nos cuesta mucho cambiar ciertas actitudes médicas", opinó la doctora Ageitos.

Contexto familiar

"La hospitalización del parto fue una medida útil que permitió responder a las urgencias que eventualmente pueden presentarse -cuenta la doctora Ageitos-. Pero el parto es un evento natural y no un evento médico, que debe poder producirse en un contexto familiar."

En ese sentido, señaló la psicóloga Diana Wechsler, directora de Natal, centro dedicado a la docencia e investigación en maternidad, "es fundamental darle un marco de contención a la madre. Y este depende de variables internas, como la necesidad de intimidad o de estar con la pareja, y externas, como puede ser el no querer sentirse invadida por la tecnología".

Y si de tecnología médica se trata, el estudio elaborado por la prestigiosa Cochrane Collaboration, que se dedica a actualizar la información en salud, demuestra que la presencia de un acompañante durante el parto es sinónimo de un menor intervencionismo.

"Esta nueva revisión del tema, basada en estudios realizados en más de 13.000 parturientas, muestra que cuando la mujer da a luz acompañada disminuye un 28% el uso de anestesia, un 41% el de fórceps y un 26% las probabilidades de recurrir a una cesárea", enumeró el doctor José Belizán, director del CLAP, institución dependiente de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), con sede en Montevideo, Uruguay.

Además, agregó el especialista en perinatología, "la contención que puede aportarle a la mujer el estar acompañada también reduce un 36% las probabilidades de que después del alumbramiento tenga una opinión negativa al respecto. Quienes dan a luz acompañadas expresan una mayor satisfacción con el proceso de parto, lo que se traduce a su vez en una mejor relación con su hijo y en una lactancia más prolongada".

Una propuesta de respeto

Pero no todos los beneficios que aporta la compañía ser cuantificados. Según la licenciada Wechsler, está demostrado que la presencia de un acompañante genera un respeto mayor en la sala de partos: "A veces hay un exceso de ruido o los médicos hablan de cualquier otra cosa durante la atención del parto, olvidándose de la mujer. El acompañante es de alguna forma una propuesta de respeto".

Aunque tampoco es ésta la principal finalidad del acompañamiento. "Lo más importante que puede aportar el papá a su mujer durante el parto es afecto -señala Wechsler-. De hecho, el papá se para al lado de su mujer, la abraza y la contiene. Muchos varones entran en la sala de partos creyendo que tienen que ayudar, pero en realidad el valor de su presencia es acompañar y contener afectivamente a su pareja."

Para Ageitos, la presencia del padre es importante por varias razones: "Los papás que están en el parto experimentan una emoción muy fuerte y se vinculan más con sus hijos. Y aunque es mejor que estén preparados, el no haber participado de cursos de preparto no debería ser una condición para negarles la entrada a la sala de partos, como a veces sucede en algunos hospitales".

Por último, el derecho a que la mujer esté acompañada durante el nacimiento de su hijo debe ser justamente eso: un derecho, no una imposición.

"Cuando se pone de moda algo, parecería que todas necesitamos lo mismo, pero en realidad lo principal es el respeto por la necesidad de cada mujer", concluyó la licenciada Wechsler, para quien es fundamental que la mujer se pregunté primero si quiere estar acompañada, y recién entonces por quién.

Fuente: https://www.lanacion.com.ar

Imprimir Correo electrónico

Nascere - Diagnus Villa Carlos Paz

Nascere - Córdoba